No importa si es por cuestiones estéticas o temas asociados a la salud, la cirugía aterra a casi todas las personas. En ese instante en el que dicen que debes entrar a quirófano es cuando el miedo se apodera más de tu cuerpo, pero seguramente también es cuando más preguntas se apoderan de tu mente.

¿Te aterra realizarte una cirugía? ¿Te has sentido así? Si tu respuesta es sí, solo te podemos decir que es completamente normal encontrarse dentro de este grupo de personas. Sin embargo, hay algo que te puede ayudar a sentir mejor: hablar con tu cirujano.

A continuación, las preguntas que deberías hacerle antes del procedimiento quirúrgico:

¡Pide tu cita ahora!

Tu primera visita es gratuita

¡Pide tu cita ahora!

Tu primera visita es gratuita

    Dinos tu nombre... (obligatorio)
    Dinos tu apellido... (obligatorio)
    Déjanos tu teléfono... (obligatorio)
    Déjanos tu email... (obligatorio)

    Dinos en que estás [email protected] (ciudad, cirugia,,,,)

    ¿Tienes título y homologación?

    Este tema es muy delicado porque no es igual que te opere un estudiante que un médico graduado. En ese sentido, siempre hay que pensar en nuestra salud, por lo que es de vital importancia preguntarle al cirujano si tiene un título.

    Asimismo, si proviene de otro país y se encuentra en España debe haber realizado la homologación de su título. Así que si es extranjero debe haber realizado el proceso de homologación, por lo que debes hablar también de esto.

    Experiencia

    Con el paso del tiempo, los médicos van adquiriendo más conocimientos con cada caso. Por eso, la siguiente pregunta está relacionada con la experiencia.

    No hay por qué ser tan directos, pero en una conversación fluida siempre se puede incluir este tema para saber si el cirujano tiene una gran trayectoria. También, se puede obtener una respuesta con los comentarios o la opinión de otros pacientes.

    ¿Cuáles son los riesgos que existen?

    Llegado a este punto, es fundamental consultar acerca de los riesgos que implican el tipo de cirugía que te realizarán. Puede que no existan complicaciones, pero si ocurre lo contrario debes saber cuáles son antes de entrar a quirófano.

    Las complicaciones más frecuentes pueden ser:

    • Infecciones en la herida.
    • Problemas asociados a la cicatrización.
    • Hemorragias antes o después de la intervención.
    • Inconvenientes con la anestesia, como alergia. También, es posible que la persona pueda desarrollar en el futuro alguna afección cardíaca o respiratoria.

    Los mejores cirujanos en cirugía estética en Andorra

    Los mejores cirujanos en cirugía estética en Andorra

    Los mejores cirujanos en aumento de pecho

    ¿Qué es lo que entra en el presupuesto?

    En el momento de someterte a una intervención quirúrgica, debes sentirte cómodo para al final sentir satisfacción por los resultados. Para conseguirlo, debes consultar sobre todo lo que entra dentro del presupuesto que te han entregado.

    Si bien es cierto que en ciertos centros de salud suelen entregar esta información, en otros no. Así que no te sientas mal por tener que hablar de con tu médico sobre el asunto.

    Te recomendamos que compruebes lo siguiente:

    • Si cubre o no todo lo relacionado con el preoperatorio, desde exámenes hasta medicamentos que tengan que suministrarte antes de la operación.
    • En el caso del posoperatorio, también debes saber qué es lo que cubre para saber si debes comprar algún medicamento o cómo será la recuperación.
    • A veces el paciente debe quedarse una noche o más para poder visualizar con detalles la evolución. Llegado a este punto debes verificar si esto se encuentra dentro del presupuesto para evitar inconvenientes en el futuro.

    ¿Realizas un seguimiento post operatorio?

    Después de una intervención de pocas o largas horas, los cirujanos suelen realizar un seguimiento postoperatorio para verificar la evolución y mejoría de sus pacientes. De esa manera, pueden incluir en la agenda una o más citas.

    Aunque no parezca necesario, esta pregunta debes hacerla a tu doctor (a) porque de ello depende que no tengas complicaciones como las que más abajo te mencionaremos. Además, así conocerás cuáles son los cambios que debes incorporar en tu rutina diaria para recuperarte con mayor rapidez.

    Estas son las razones por los que suelen realizar un seguimiento posoperatorio:

    • Para evitar y solventar posibles complicaciones como fiebre, cicatrices enrojecidas, alergia a la anestesia, entre otras que estén asociadas a la cirugía.
    • Para validar cómo estás evolucionando, es decir, saber cómo asimila tu cuerpo los nuevos cambios.
    • Porque necesitan saber cómo te sientes con los medicamentos que te han recetado.
    • Para realizar las curas y evitar o reducir las marcas que con frecuencia aparecen en la piel después de una intervención quirúrgica.
    • Por último, para indicar cuáles son los nuevos hábitos alimenticios qué tipos de cuidados debes tener y saber si los estás cumpliendo. Por ejemplo: qué ropa debes usar, qué medicamentos tomar, si debes o no seguir una dieta específica, entre otros.