Es importante que sepamos que toda intervención quirúrgica, por muy sencilla que pueda parecer, implica riesgos. Así que, antes de someternos a cualquier cirugía, debemos informarnos. Es un asunto delicado, ya que nuestra salud está en juego. Por eso, tenemos que cuidar de cada detalle.

Las cirugías plásticas son cada vez más comunes y, gracias a los avances tecnológicos, los riesgos han disminuido. Sin embargo, es conveniente que tomemos algunas medidas para asegurarnos que nuestra intervención sea todo un éxito y que estemos satisfechos con los resultados. 

La cirugía plástica se puede realizar en cualquier momento del año, siempre tenemos que tener en cuenta las limitaciones que podemos tener en épocas estivales. Somos una de las clínicas líder en Andorra en cirugía plásticas y estética, gracias principalmente a la experiencia del Dr. Fabrizio Moscatiello.

En el Instituto de cirugía plástica Dr. Fabrizio Moscatiello contamos con un equipo médico especializado con más de 15 años de experiencia, con una amplia trayectoria profesional en cirugía estética, consiguiendo resultados muy naturales y satisfactorios para nuestras pacientes con las operaciones de cirugía estética en Andorra. Todo ello con un trato personalizado y acorde con tus expectativas, haciéndote sentirte cómoda en todo momento.

¡Pide tu cita ahora!

Tu primera visita es gratuita

¡Pide tu cita ahora!

Tu primera visita es gratuita

    Dinos tu nombre... (obligatorio)
    Dinos tu apellido... (obligatorio)
    Déjanos tu teléfono... (obligatorio)
    Déjanos tu email... (obligatorio)

    Dinos en que estás [email protected] (ciudad, cirugia,,,,)

    Las complicaciones más comunes

    Si tomamos la decisión de hacernos una cirugía estética, probablemente pensamos en los beneficios que obtendremos. Pero, ¿hemos analizado los riesgos? Esto es fundamental y es nuestro deber informarnos. Estas son algunas de las complicaciones más frecuentes:

    Problemas con la anestesia

    Si el especialista suministra una dosis inadecuada de anestesia, esto podría ocasionar un ataque cardíaco, accidentes cardiovasculares o neumonía. En algunos casos, el paciente presenta una reacción alérgica a la anestesia, pero es poco común. 

    Infecciones

    La probabilidad de padecer una infección tras la cirugía incrementa si no se tienen en cuenta las recomendaciones de los profesionales. Si se desarrolla una infección en la herida, el proceso de cicatrización no se realizará correctamente.  

    Coágulos de sangre

    Los hematomas o los coágulos de sangre suelen ser comunes tras realizar este tipo de procedimientos, pero en la mayoría de los casos no representan un riesgo importante por el que debamos preocuparnos en exceso. 

    Acumulación de líquido bajo la piel

    Si observamos que hay líquido bajo nuestra piel, luce inflamada o nos duele, debemos acudir de inmediato al médico. La acumulación de líquido puede ocurrir cuando el cuerpo no es capaz de absorber el suero fisiológico, algo que es poco frecuente. Si no se trata a tiempo, podría causar una infección.

    Sangrado leve o hemorragia

    Hay riesgo de padecer una hemorragia durante o después de la intervención quirúrgica, por lo que tal vez necesitemos una transfusión de sangre.

    Daño en los órganos

    La mayoría de las cirugías estéticas se realizan en un plano superficial, así que es muy poco probable sufrir daño en alguno de nuestros órganos vitales. Pero en procedimientos como la liposucción, las perforaciones viscerales son un riesgo. 

    Asimetría 

    A veces, los resultados no son los esperados, especialmente si no acudimos a profesionales cualificados. Las cicatrices o las deformidades son una posibilidad. 

    Entumecimiento

    Podríamos tener una sensación de hormigueo o entumecimiento en el área de la intervención, o simplemente perder la sensibilidad. Esto tal vez se deba a un daño en los nervios

    Los mejores cirujanos en cirugía plástica en Andorra

    Los mejores cirujanos en cirugía plástica en Andorra

    Los mejores cirujanos en aumento de pecho

    Algunos factores a considerar

    La probabilidad de padecer alguno de los riesgos antes mencionados disminuye o aumenta dependiendo de varios factores. Es importante analizar la edad del paciente, su estado de salud, el tipo de cirugía, la cualificación del profesional y si se han tenido en cuenta las recomendaciones médicas. 

    Cuanto más joven sea la persona, menor será la probabilidad de que existan complicaciones, y lo mismo ocurre si el paciente sigue las indicaciones pre y post-operatorias. Hay intervenciones que son más riesgosas que otras, y ese es otro aspecto a considerar. 

    La mayoría de las cirugías plásticas son realizadas en personas sanas, a las que previamente se les han realizado diversos análisis. Aparte, no se involucran los órganos vitales, así que es muy poco probable que las complicaciones que surjan sean mortales. 

    Cómo minimizar los riesgos

    Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto? Lo primero es acudir a un especialista que esté cualificado para realizar la intervención quirúrgica que deseamos. Esto determinará en gran parte el éxito o el fracaso del procedimiento. 

    Aparte, debemos comunicarnos abiertamente con el profesional para asegurarnos que obtendremos los resultados deseados y analizar todos las posibles complicaciones.

    Por otro lado, nunca debemos ignorar las recomendaciones e instrucciones del médico, porque de esto dependerá nuestra recuperación. Por ejemplo, seguir la dieta pre y post-operatoria que nos han indicado es fundamental, así como tener los cuidados necesarios en todo momento.  

    Es normal que sintamos un poco de miedo antes de someternos a una cirugía de cualquier tipo, ya que eso significa que estamos conscientes de que existen riesgos. Pero no debemos preocuparnos demasiado si nos informamos, buscamos la asesoría de expertos en el sector y seguimos todas sus recomendaciones.